BETH HART: “la luz está ahora apagada por la noche”

Siempre habrá historias de rock and roll en ese arte formidable que es la música. Algunas de ellas son inventadas, otras sólo verdades a medias, y otras son historias tan ciertas que dejan cicatrices indelebles en la piel de los artistas que las viven. La piel de Beth Hart ha sufrido muchas de esas cicatrices, pero la artista estadounidense está pasando ahora, felizmente, por un proceso de rápida curación. El amor es, quizá, el mayor de los sanadores en la actual etapa personal y profesional de Hart. Un amor que Beth no ha sido capaz de materializar en sus canciones hasta tiempos muy recientes. Better than home, su último álbum hasta la fecha, representa tal vez la obra más íntima y positiva que ha hecho nunca.

Ésta es una traducción de una entrevista exclusiva publicada originalmente en Bluebird Reviews, y que recuperamos ahora ante la inminente salida del nuevo álbum de Beth Hart, Fire on the floor.


Hola Beth, me alegro de verte de nuevo, y enhorabuena por tu nuevo, fantástico álbum. ¿Hasta qué punto traduce Better than home el momento que estás viviendo actualmente, en lo artístico y en lo personal?

Al igual que con todos mis discos, siempre hablo de lo que me está pasando, de mis sentimientos y de mis ideas sobre las cosas. A veces puede tratarse de algo un poco oscuro, en el sentido de que, si estoy en un momento oscuro, me gusta escribir sobre ello. La forma en que decido qué canciones irán en el álbum es ya una cuestión completamente distinta. Cada vez que hago un álbum, tengo como cuarenta y cinco canciones listas. Siempre ha sido así, y así seguirá siéndolo. Ocurre así porque escribo en estilos tan diferentes que nunca estoy del todo segura de qué usaré hasta que el trabajo está terminado, hasta que sé si querré un álbum cohesionado o no, y eso podría ocurrir por distintas razones. La primera vez que hice un disco de verdad cohesionado fue My California. Era un disco muy oscuro, musicalmente suave, así que podías escuchar todas las palabras y las suaves melodías, pero el lenguaje era el de alguien con sus demonios. Ese trabajo fue exactamente como tenía que ser. Tuve una recaída y pasé en el hospital siete meses así que, claro, un disco como aquél ocurrió como una consecuencia natural.

Beth Hart better than homeSin embargo, ahora, no es que esté fuera de peligro mentalmente pero, espiritualmente, el cambio se refleja en lo que escribo. Haber escrito Better than home con estos dos productores (Michael Stevens y Rob Mathes) me ha impresionado enormemente. Uno de ellos tienen muchísima fe en Dios e incluso tiene una iglesia. El otro, en cambio, aunque no tan del tipo de ir a la iglesia, era una persona maravillosa, muy fuerte. Se acercaba a ti y te agarraba las manos cuando estabas asustada por lo que fuera. Fueron muy pacientes y amables, y algo que no dejaron de repetirme fue que “está bien escribir sobre lo que hay de bueno en ti, Beth”. El proceso fue algo muy incómodo, y realmente me disgustaba hacer aquello. Los odié, estaba cabreada, gritando todo el rato, tanto a mi manager Dave como a mi marido Scott, echando pestes sobre lo que estaba pasando. Estaba en esa fase en la que pensaba cosas del estilo de “esto va a arruinarme”, o “voy a morir”. En resumen, todo era muy dramático.

Una vez terminamos con el álbum, cuando escuché la premezcla, me vine abajo y volví al hospital. Estaba completamente avergonzada, pensaba que el disco era horrible, y que también yo lo era. “No puedo involucrarme en esto, me está abrumando demasiado”, les dije. Así que le dieron una vuelta a la mezcla, y trabajaron sobre ella durante un tiempo bastante largo, el más largo que me ha tocado esperar. Grabé en una semana, y la mezcla llevó casi once. Cuando, al final, volvieron con la mezcla completada, lo primero que le dije a mi manager fue “¡Esto no es una mierda!”. Me liberó y me relajó tanto que ya no siento ningún tipo de miedo o preocupación al respecto. ¡Y promocionar el álbum está siendo por ahora muy divertido!

“Cada vez que hago un álbum, tengo como cuarenta y cinco canciones listas”

Todos tus discos son muy introspectivos. Pero, mientras que en el pasado escribías a menudo sobre tus dolores y tus temores, desde Bang Bang Boom Boom y continuando tan bien en este disco el amor parece ser el patrón recurrente. ¿Qué ha cambiado en ti como compositora en el último par de años?

Lo que hablábamos antes; la capacidad de sacar agua de un pozo nuevo. Empezó cuando trabajé con Joe Bonamassa, en el disco Don’t explain que hicimos juntos. Ese disco me inspiró muchísimo. No escribí nada de aquel material, tan sólo canté canciones extraordinarias y legendarias de mis héroes. Pero me gustó tanto cantar en ese álbum que decidí que iba a dar el paso y escribir más en esa dirección. Estoy hablando sónicamente, musicalmente, por supuesto. Así que todo fue muy inspirador y no sabía que hablar de amor, escribir este tipo de música, podía aportarme tanto. Lo cual fue sorprendente para mí, porque no había escrito mucho sobre amor durante muchos años. Y en este disco, a pesar de que musicalmente no es en absoluto como Bang Bang Boom Boom, una vez más, el amor parece ganar al final. Hay sólo algunas canciones sobre el inmenso amor que le profeso a mi marido, pero también hay canciones de amor para mi madre, canciones de amor para mi padre, ¡incluso canciones del amor a escribir canciones! Así que, supongo, es realmente un álbum que narra mis sentimientos sobre las diferentes cosas que quiero en mi vida y que me traen la paz.

Uno de los momentos clave para mí en Better than home es “Tell her you belong to me“, en el que revelas un episodio de tu juventud en el que una mujer intentó llevarse a tu padre de tu lado. Al escribir una canción así, ¿consigues dar carpetazo a la rabia que sentiste en ese momento?

Sentí muchísimo dolor y rabia durante muchos años. Volví locos a un montón de terapeutas con este asunto que no podía superar. Entonces mi marido llegó a mi vida, con un amor que no he sentido con tanta profundidad desde la relación que tenía con mi padre. El amor que recibí y aún recibo de mi marido es curativo pero, incluso así, estaba asustada por mi padre, ya que volvió a mi vida pasados los veinte años, después de haber estado ausente durante toda mi adolescencia. Siempre mantuve con él cierta distancia, y así sigue siendo hoy, porque no creo que pudiera ser capaz de superar su abandono una vez más, creo que me mataría. A pesar de todo, está en mi vida de nuevo, y estoy agradecida por ello. Lo interesante de la canción, cuando terminé con ella, lo que realmente me sorprendió y también me hizo sentir muy orgullosa es que no había rabia o culpa en ella. La canción trata de no rendirme en el amor que le tenía cuando era pequeña, a pesar de que se fuera de mi lado sin mirar atrás ni una sola vez. Nada devaluará o manchará el increíble amor que siempre voy a tener hacia mi padre, con mi padre.

St. Teresa” muestra un lado diferente de tu estilo de composición. La canción está inspirada en la película Pena de muerte (Dead man walking, Tim Robbins 1995) pero el punto de vista expresado en las letras es sólo el del condenado. ¿Trata la canción sobre la devoción o más bien sobre el perdón?

La canción trata del amor incondicional. Y donde hay amor incondicional, no es necesario perdonar, porque no hay nada que perdonar. No hay culpa, es la aceptación pura y una celebración de la luz que puedes no ser capaz de ver que está ahí, pero que tienes la fe de que está ahí. Y eso es lo que tanto me gustó acerca de esa mujer: lo que él hizo eran actos atroces, hasta el punto de que la gente decide llevarlo al corredor de la muerte y ejecutarlo. Y, aun así, ahí está esta persona, que cree que hay una luz en él y por lo que lo ama incondicionalmente. Cuando vi esa película pensé que era la cosa más increíble que he visto u oído en mi vida. La forma en que Susan Sarandon dio vida a Teresa era realmente fenomenal.

“Por lo general, la segunda vez que vengo a cualquier lugar a tocar, mi miedo se calma y puedo realmente disfrutar del momento”

2014 ha sido un año muy exitoso para ti. Todavía recuerdo ese concierto triunfal en el Royal Albert Hall de Londres, y la mágica “bienvenida” que recibiste en Georgia por medios y fans. ¿Qué han significado esos momentos para ti?

Estaba absolutamente aterrorizada por tocar en el Royal Albert Hall. Recuerdo decirme a mí misma, incluso antes del show, “si alguna vez vuelvo a tocar aquí, lo disfrutaré. Esta noche tan sólo pasaré el trago”. Y eso es exactamente lo que sucedió. Todo el tiempo que pasé sobre el escenario, en lugar de estar a la música, lo pasé en mi cabeza, en mis propios miedos, volviéndome loca y con la esperanza de que nadie sería capaz de notarlo. Así es como funciono. Por lo general, la segunda vez que vengo a cualquier lugar a tocar, mi miedo se calma y puedo realmente disfrutar del momento. Lo mismo ocurrió en París, en ese precioso lugar llamado El Olympia. La primera vez que toqué allí invité a mi madre, la traje en avión desde los EE.UU., y fue la peor de las ideas. Estaba aterrorizada. Pero la segunda vez que toqué allí lo disfruté cada minuto.

Georgia, en cambio, fue divertido. Ahí está ese país, Georgia, lleno de esa calidez y esa cantidad de gente besucona y tocona y, no me malinterpretes, me encantó. Hubo también una gran cantidad de jóvenes en ese concierto, mientras que por lo general las personas que vienen a mis conciertos rondan mi edad o incluso la superan. Así que pensé por un segundo “¡Oh Dios, no quiero acercarme demasiado a ellos, o sentirán que podría ser su madre!”. Pero fue maravilloso, nos lo pasamos de maravilla y la banda y yo disfrutamos cada momento. Nos trataron de forma maravillosa, con una cena insuperable especialmente preparada para nosotros en un lugar que debía de tener como mil años de antigüedad. Esos son los grandes momentos que vives en tu carrera y que no se olvidan, se quedan contigo para siempre y los valoras muchísimo.

As long as I have a song” trata sobre el don de componer. ¿Hay algún momento o modo de pensar que te inspire particularmente a la hora de escribir una nueva canción?

La mayor dificultad para mí en todo proceso de composición es llegar a la verdad. Tengo varias capas de negación que me mantienen protegida de los sentimientos y de ver la verdad. Y es realmente una lástima porque, a pesar de que la negación nos pueda proteger de sentimientos, ésta también nos impide curarnos de verdad. Todos sabemos que, para curarse, hace falta enfrentarse a la verdad. Así que es una especie de batalla, pero lo bonito es que sé que cuento con un santuario de protección. Mi sala de piano es un lugar muy sagrado para mí, así que, cuando voy allí, sé que tengo todo el tiempo del mundo para retomar el mensaje tantas veces como haga falta y hacer el trabajo; para escarbar y encontrar la verdad. Y si no puedo encontrar la verdad, confío en que acabaré encontrándola, que no era el momento adecuado, y me pongo a otra cosa. Lamentablemente, hay veces que paso por bloqueo de escritora, y esos son momentos terribles para mí. Me siento abandonada por Dios, no querida por Dios, siento que me está castigando y me pongo muy triste, me cabrea y me asusta, y a menudo quiero un trago. Lo que estoy aprendiendo a medida que me hago mayor es que hay que seguir intentándolo y confiando en ese dicho acerca de la paciencia, porque la paciencia es una virtud. Sé paciente y espera, espera a que llegue el momento adecuado. Es mucho más complicado hacerlo así, pero estoy intentándolo lo mejor que puedo.

Siempre se dice de ti que eres muy espontánea y amable con todo el mundo, y que no pareces perder el temple en ninguna situación. ¿Hay algo en el mundo que te saque de tus casillas?

¡Por supuesto! ¡Y tengo un temperamento horroroso! Especialmente cuando mi química cerebral no funciona y me siento particularmente asustada. Si alguien se me acerca, puedo ser muy hostil. Es por eso que procuro no salir de casa demasiado cuando estoy en esa clase de momento. Por ejemplo, cuando estoy en casa y no estoy haciendo música, no me gusta salir porque me siento muy incómoda afuera. Si tengo que hacerlo, le pido a mi marido que me acompañe. Cuando estoy de gira, sin embargo, me siento más fuerte, porque llevo la música conmigo, lo que me mantiene de esa manera. Y sé que mi manager, mi marido, mi banda, todos ellos están conmigo y me protegen. Así que no me siento tan asustada, siento a veces lástima por Scott, mi marido, porque él me ha visto unas cuantas veces en momentos duros, y yo no habría sabido qué hacer si él no hubiese estado conmigo. Eso es amor verdadero.

Después de todos estos años, es fantástico verte tan bien y con una vida plena como mujer y como artista. Puede que sigas viviendo en la casa más fea del vecindario (en referencia a “The ugliest house on the block“), pero ¿dejas todavía la luz encendida, antes de ir a dormir por la noche (en referencia a “Leave the light on“)?

Gracias, la luz está ahora definitivamente apagada por la noche, pero es ciertamente seguro que ésta sigue brillando en mi interior. Y, hey, tengo que decirte que hemos comprado una casa nueva, así que nada de casas feas con grietas en las paredes nunca más. ¡Y nos encanta!

Giovanni “Gio” Pilato


Gracias a Gio Pilato, a Bluebird Reviews y al Club de Fans Italiano de Beth Hart por las facilidades y el permiso para publicar la entrevista. Puedes acceder a la entrevista en inglés aquí.

Si aún no conoces de lo que es capaz Beth Hart sobre un escenario, puedes leer nuestra crónica de su concierto en Madrid aquí.

Beth Hart publica su nuevo álbum, Fire on the floor, el 14 de octubre, vía Provogue/Mascot Label Group. Éste es el single de adelanto.

Gio Pilato
Periodista afincado en Reino Unido, Giovanni "Gio" Pilato ha reseñado conciertos, álbums, y ha entrevistado a infinidad de artistas del mundo del blues para la popular web Bluebird Reviews. Como colaborador de Palabra de Rock, las entrevistas que figuran en este espacio son traducciones de su trabajo para el medio anglosajón, cedidas con el objetivo de mantener la llama del blues encendida.

2 comentarios en “BETH HART: “la luz está ahora apagada por la noche”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + trece =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.