SARI SCHORR: “ser honesta es lo que hace a una artista interesante”

Sari Schorr es una de las vocalistas incipientes más interesantes de la última década. Con tan sólo un álbum en el mercado, ha acaparado la atención del mundo del rock y del blues, y su carrera no ha hecho más que despegar. Ésta es una entrevista de Gio Pilato publicada en 2016 en el medio norteamericano Bluebird Reviews, en la que Schorr habla de sus primeros pasos, de su inquebrantable tenacidad y de las alegrías de compartir su música con el mundo.


Las noches de verano a menudo están bendecidas con cielos estrellados, con algunas estrellas que brillan más que otras. No es casualidad que, en esta cálida noche de verano, el cielo de Maidenhead, al sur de Inglaterra, haya dejado un espacio vacío para permitir que la más brillante de todas las estrellas aterrice en esta parte del mundo: Sari Schorr.

La cantante y compositora de Nueva York no ha sido sólo el tema de conversación de la ciudad, sino de toda la comunidad de blues/rock durante los últimos dos años. Su álbum de debut, A force Of nature, que se estrena esta semana (nota: el debut de Sari Schorr se publicó en septiembre de 2016), ha sido unánimemente mencionado tanto por la prensa como por los fans como uno de los álbumes más esperados de 2016.

Schorr ha dejado su marca en el circuito de blues/rock a través de sus legendarias actuaciones en vivo en todo el mundo, y por girar con iconos como Popa Chubby y Joe Louis Walker. Esta hermosa noche inglesa parece ser el escenario perfecto para discutir la creación del álbum debut de Schorr con la artista en persona.

“he vivido una vida que me ha ofrecido muchas experiencias diferentes y, la verdad, la vida no siempre ha sido un paseo para mí”

A force Of nature es un álbum rico en diferentes ángulos musicales y suena casi como un cuento cinematográfico de ira, tristeza y esperanza, todo maravillosamente envuelto con la increíble voz de Schorr y la excelente composición de canciones. Elegir las canciones correctas para un álbum tan ecléctico debió de ser una tarea difícil de cumplir para la artista estadounidense. “Tu observación sobre el álbum da en el clavo. Mientras trabajaba en el álbum, lo que quería hacer era precisamente darle ese tipo de sentimiento cinematográfico. Quería hacer un álbum que reflejara la experiencia humana y, para hacer eso, tienes que presentar una gama muy amplia de emociones y experiencias. Ya sabes, he vivido una vida que me ha ofrecido muchas experiencias diferentes y, la verdad, la vida no siempre ha sido un paseo para mí. He viajado a lugares en los que la gente vivía una vida mucho peor que la mía, lugares como India o Haití, por ejemplo. Todas las experiencias desgarradoras que presencié en esos lugares me ayudaron a formarme como escritora y como persona; y todo lo que aprendo emocionalmente en mi vida entra en las canciones que escribo“.

En muchas ruedas de prensa, Sari Schorr ha agradecido a menudo al legendario productor Mike Vernon y a Manhaton Records, su sello, por la oportunidad que le brindaron al permitir que su talento brillara y se compartiera con el mundo. Bluebird Reviews se pregunta cómo de difícil es conseguir hoy en día en los EE.UU. encontrar un sello musical dispuesto a invertir en un artista, en comparación con Europa y el resto del mundo. “Bueno, por desgracia, la verdad es que conseguir un contrato discográfico es prácticamente imposible en todo el mundo a día de hoy. Es muy difícil para las discográficas vender álbumes y, como consecuencia, muchas de ellas ya no están en el negocio, porque no es un negocio sostenible. El triste resultado es que, debido a esto, hay cada vez menos artistas con la oportunidad de firmar un acuerdo, y estoy muy agradecida de ser parte de las muy pocas afortunadas. Es un sentimiento genial el estar con un sello con el coraje y recursos para apoyar un proyecto como el mío, que no es un éxito obvio sino más bien bastante arriesgado. Por eso tengo el mayor de los respetos por Alan Robinson (director en Manhaton Records), y por Mike Vernon, mi productor, por arriesgarse y dar la cara por mi, poniendo toda su reputación en riesgo al trabajar con una nueva artista que aún no ha demostrado nada. Y si no fuera por esos dos caballeros y por su apoyo, no habría sido capaz de estar hablando contigo ahora mismo. Todavía estaría trabajando en un pequeño club del centro de Manhattan“.

“Tienes que encontrar esa línea fina entre entregar toda la intensidad emocional de la canción y hacerla escuchable al mismo tiempo”

A force Of nature es un álbum que muestra todo el arsenal musical de la artista estadounidense, a través de un maravilloso cóctel de funk, blues y rock psicodélico de finales de los 60 y principios de los 70. Schorr ha estado escribiendo el álbum en diferentes etapas, a veces duramente y bajo presión, otras veces a través de un ritmo más tranquilo. La banda de Schorr, The Engine Room, ha debido de pasarlo en grande siguiendo el camino artístico de la cantante, y seguro que algunas canciones fueron más complicadas que otras a la hora de grabar.Bueno, para mí, la más complicada es la menos esperada, que es ‘Ordinary life’. Podría pensarse que es una de esas canciones que se hacen solas pero, para mí, encontrar el equilibrio en la canción es mucho más difícil que grabarla. Tienes que encontrar esa línea fina entre entregar toda la intensidad emocional de la canción y hacerla escuchable al mismo tiempo. Jesus Lavillas había hecho una introducción asombrosamente magnífica en los teclados para ‘Ordinary life’, y todos estábamos a lágrima viva cuando la escuchamos. Si escuchas la primera toma vocal de esa canción, puedes escucharme sollozar porque realmente sentí el poder de la música y de las letras. Fue de verdad difícil de hacer para mí, porque es una canción muy personal, y encontrar el equilibrio del que te hablaba, sin llegar a sobreactuarla y manteniendo las emociones a raya, fue complicado de conseguir. No terminé la canción en un solo día por lo que te acabo de contar, me llevó varios días el encontrar la forma, y tengo que agradecerle a Mike Vernon su paciencia y guía. Me he preguntado varias veces cómo me las arreglé para tirar adelante en esa canción, sin sentirme nerviosa por exponerme emocionalmente. Supongo que se lo debo a mi público y a mostrarme lo más honesta y transparente posible. Creo que es una de las cosas que hacen a una artista interesante. Me parece que todo ronda alrededor de la comunicación, y yo quiero comunicar cosas que son reales a mi público, sean éstas interesantes o incómodas, porque son el tipo de cosas de las que merece hablar. Por eso debo tanto a la gente que escucha mi música, porque oyen y aprecian lo que intento comunicar y me ven tal y como soy, sin hablar de asuntos insignificantes como el sol o el buen tiempo”.

El desaparecido Lou Reed dijo una vez que Nueva York es la plataforma perfecta para escribir sobre la vida en todos sus aspectos. Es interesante preguntar a Schorr, procedente de la misma ciudad, si comparte el punto de vista de Reed y cuánto afecta su estilo de escritura el vivir en la Gran Manzana. “Tenemos muchísima diversidad cultural, todas las influencias que provienen de esa diversidad están profundamente arraigadas en mi música. Dicen que los lugares del mundo donde hay mayor diversidad tienden a producir la mayor cantidad de arte, y eso es exactamente lo que sucede en la ciudad de Nueva York. Por consiguiente, te inspiras a través de las cosas que ves de otras personas y todas las influencias que obtienes de (personas de) otros países que vienen a vivir aquí. Tienes mucho contagio cultural y social en cualquier tipo de forma de arte, a través de todas esas diferentes culturas, y lo encuentro muy inspirador porque me hace más dimensional como artista“.

El segundo single del álbum de debut de Schorr es una versión espléndida e inusual de la “Black Betty” de Lead Belly, una canción que la artista estadounidense cantó originalmente en la Tribute Night de Lead Belly en el Carnegie Hall de Nueva York el año pasado, y que posteriormente grabó para A force of nature. Tenemos curiosidad por saber si Schorr alguna vez había tocado Black Betty de Lead Belly con ese arreglo anteriormente y, de no ser así, ¿cómo surgió la idea de ese hermoso y único arreglo musical?Buena pregunta. Los productores de The Lead Belly’s Fest vinieron y me preguntaron qué me parecería cantar ‘Black Betty’. Pensé en la versión original y no me pareció una gran idea. Entonces, cuando me enteré de la historia del artista y estudié detalles su vida, mientras trataba de enmarcar su existencia en el tiempo que vivió, y tratando de entender su motivación cuando escribió las letras, la intención detrás de esas letras se volvió muy clara para mí. Una vez entendí el verdadero significado de las letras pude poner un arreglo que me pareció más agradable y lo suficientemente cómodo para mí. Entonces les dije a los productores que me encantaría el reto de hacer esa canción en la noche del tributo. Los productores estaban encantados, pero tengo que confesar que, en cada ensayo y en cada prueba de sonido, me lie con la canción y rezaba para que no ocurriera lo mismo en el momento de la verdad. ¿Te imaginas fallar en un lugar como el Carnegie Hall? De alguna manera, al final, cuando caminé sobre el escenario, cuando me puse bajo los focos, todo el miedo se disipó y me sentí confiada, como si ése fuera mi sitio. Sentí que se lo debía a Lead Belly, así que me centré en la canción, olvidándome de cualquier miedo, y la banda y yo ofrecimos una actuación perfecta. Toda mi vida había soñado con cantar en el Carnegie Hall, porque he nacido y crecido en Nueva York, y estar ahí arriba fue abrumador. En el backstage tienen las fotos de artistas que han tocado todos estos años, gigantes como Ella Fitzgerald o Miles Davis, y pensar que iba a estar en el mismo escenario en una noche con sold-out fue una sensación muy especial”.

“Siempre he cuestionado cosas que hacía todo el mundo y me enorgullecía por tratar de encontrar mi propio camino hacia las cosas en las que estaba realmente interesada.”

Sari Schorr se enamoró del jazz y el blues a una edad bastante temprana, en un momento en el que, tal vez, géneros como rock, funk o pop podrían haber sido más “hip” para una mujer joven que creció en los años 80 y 90. Bluebird Reviews se pregunta desde dónde se originó la gran fascinación que llevó a Schorr hacia esos géneros. “Yo nunca fui realmente como cualquier otra persona, incluso en mi juventud, era más anti-establishment. Siempre he cuestionado cosas que hacía todo el mundo y me enorgullecía por tratar de encontrar mi propio camino hacia las cosas en las que estaba realmente interesada. Cuando me enamoré del jazz, mi padre era amante de la música y me influenció enormemente en mi amor por ésta. Mi abuela era fan de la ópera, quiso ser cantante de ópera y, de diferente forma, influyó mucho en mí también. Lo bueno de vivir en Nueva York es que había entonces una escena de jazz vibrante, así que pude exponerme a un montón de gran música. El siguiente paso para mí fue entender cuáles eran las influencias detrás de gigantes como Ella Fitzgerald o Sarah Vaughan, de dónde sacaron su inspiración. Cuando empecé a profundizar, descubrí a las cantantes femeninas de blues clásico y entonces, de repente, encontré una identidad con la que conecté inmediatamente, y entendí que había encontrado mi zona musical favorita. La belleza del jazz para mí fue también el descubrir que puedes creer que sabes todo sobre el jazz y sus musas pero, en el momento en que empiezas a escarbar, te das cuenta de que, cuanto más aprendes, ¡menos sabes sobre ello!”, y sonríe.

Esta fenomenal artista es, admitido por ella misma, alguien que disfruta siendo desafiada para sacar lo mejor de sí misma, como música y como persona. Incluso cuando el sello discográfico fue retrasando (por diversas razones) el lanzamiento de su debut, Schorr nunca cejó en su empeño, y aquí está ahora, con nuevo disco firmado con el sello inglés Manhaton Records. Es inevitable preguntarse si esta capacidad de adaptación y este espíritu luchador han sido heredados de sus progenitores o de su abuela Bertha. “My abuela Bertha fue sin duda una luchadora. Siempre estuvo adelantada a su tiempo. Mis padres y yo lo tenemos también, completamente. My padre y yo hemos tenido una relación algo desafiante, probablemente porque le recordaba a su madre”. Con respecto al disco, añade: “Yo no puedo justificar el abandonar algo, porque una vez que has ido tan lejos y has pasado tantos años trabajando en ello, el día en que lo dejes puede ser la antesala para dejarlo del todo. En el fondo, sabía que acabaría funcionando de alguna forma, y que encontraría mi camino. No sabía que iba a tomar tanto tiempo, pero tiene también sus ventajas. Me sirvió para entrenar mi arte y para encontrar mi identidad como artista. Como consecuencia, he tenido todos estos años para dominar mis composiciones, mis actuaciones y para desarrollar mi voz. Al mismo tiempo, creo que también tenía miedo de estar enganchándome al estar luchando por todo en general, porque si alguien cree que eres una música luchadora, eso se convierte al final en tu realidad, hasta conseguir el éxito. Supongo que no podía tirar la toalla tan fácilmente, después de todos los sacrificios hechos durante años”.

Schorr es enormemente popular en los Estados Unidos, pero es interesante notar cuánto de su popularidad ha aumentado también en el resto del mundo, sobre todo en Europa. Seguramente esta artista debe de tener un secreto detrás del vínculo especial entre ella y las multitudes en el resto del mundo. “Para mí, todos los lugares en los que tocamos, todas las personas para las que tocamos y con las que compartimos nuestra música, pasan a convertirse en mi mundo, en parte de nuestra familia extensa. Una comunidad preciosa de gente que ama la música. Cuando salgo a escena, noche tras noche, siento que estoy cantando para amigos y amigas que aún no he conocido. Esa sensación me ofrece la oportunidad de sentirme como en casa dondequiera que esté en el mundo. Internamente, para mí no hay diferencia entre los distintos lugares en los que toco, porque todos somos individuos del señor. Somos todos diferentes anillos de la misma cadena”.

Esta noche, Schorr va a iniciar una gira que verá a la cantante y compositora embarcarse en un extenso tour en Europa, con fechas en el Reino Unido, Bélgica, Francia, Alemania, Austria y Suiza, entre otros lugares. Antes de despedirse de esta artista sonriente, gentil e increíblemente inspirada, Bluebird Reviews pregunta si el sueño de aquella niña de siete años que solía obligar a la gente a venir a su casa para escucharla cantar finalmente se hizo realidad. Ríe. “Sí, sin duda…solía coger el sofá y darle vueltas para usarlo como escenario. Dios…cuando pienso en dónde estamos esta noche y dónde estaba aquella niña de siete años…si pudiera hablarle, le diría que no sintiera miedo, que aguantara, que todo va a ir bien, que va a ser difícil pero que todo terminará funcionando. Cómo me gustaría tener esa conversación con ella ahora mismo. Lo que hago ahora es todo lo que podría haber soñado, porque lo hago con gente que de verdad quiero. Amo a mi sello, a mi manager, a mi productor Mike Vernon y a mi banda. Todos en la banda son como hermanos para mí. También amo a toda la gente que viene a escucharme con sus corazones abiertos, y a gente como tú, que ayuda a difundir la música y nos apoya en lo que hacemos. Siento que soy una persona muy afortunada, teniendo en cuenta cómo de lleno está el mundo de miedo y odio. Es un regalo para mí poder centrarme en crear belleza para el mundo”.


Fotos: John Bull
Puedes leer la entrevista original de Bluebird Reviews aquí.

Gio Pilato
Periodista afincado en Reino Unido, Giovanni "Gio" Pilato ha reseñado conciertos, álbums, y ha entrevistado a infinidad de artistas del mundo del blues para la popular web Bluebird Reviews. Como colaborador de Palabra de Rock, las entrevistas que figuran en este espacio son traducciones de su trabajo para el medio anglosajón, cedidas con el objetivo de mantener la llama del blues encendida.
Entrada publicada en Encuentros.

Podrían interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =