UNDERPROMOTORAS: “queremos desmitificar este mundillo y abrir espacio para la participación”

Las pasiones se resisten a dejarse arrastrar por la realidad. Cada día nace un agorero diciendo que el rock está muerto, que nadie va ya a conciertos, o que en España lo tenemos ya todo perdido, pero de vez en cuando surgen iniciativas que intentan contrarrestar el derrotismo. Hace algunas semanas apareció en redes sociales un nombre, Underpromotoras, acompañado de un logo y una promesa: hacer grandes proyectos desde la autogestión y la cooperativa. Una iniciativa que, cuando menos, llamó nuestra atención. Para hablar de ello contactamos con Amaia, una de las dos hermanas que está tras este proyecto afincado en Donostia.

Durante nuestra conversación, de hora y pico, hablamos del mundo de la promoción musical, de la escena rockera del norte, de prejuicios y de ilusiones. Underpromotoras dicen en su carta de presentación ser pequeñitas y amateur, y es algo que Amaia lleva en sus palabras sin ningún complejo. Habla con cercanía, con la cautela de quien sabe que aún le queda mucho por aprender, y con la ilusión de quien tiene algo importante entre manos. Y además en familia. “A mi hermana y a mí siempre nos ha gustado la música, vamos a los conciertos juntas casi siempre. En los años noventa venían muchas bandas a Donostia, pero desde hace unos años la cosa cambió y no viene nadie de los que a nosotras nos gustaría que vinieran”.

Un recuerdo que comparte mucha gente rockera, cuando la ciudad era una parada tan obligatoria como Madrid o Barcelona. Yo mismo me estrené viendo a Deep Purple, Whitesnake o Scorpions. Ahora esos conciertos han ido a parar a Bilbao: “tienen salas mucho más grandes, mejores espacios…aquí sólo tenemos el Velódromo, que está viejo, y el estadio. Yo he visto aquí a Metallica, Iron Maiden, Pearl Jam…cosas que ya no hay. No aspiramos a trae a gente tan grande, porque no tenemos ese dineral, pero sí aspiramos a hacer cosas interesantes, y que llamen la atención”.

El primer proyecto ha salido casi de casualidad. El mes que viene, el 21 de abril, la reunión de Stravaganzza pasará por la Santana Bilbao gracias al arranque de Amaia y Olatz. “Les contacté para preguntar cuánto costaría hacerlo. Fui sincera y les dije que yo nunca había hecho esto, que quería saber si sería capaz de traerlos aquí. Vi que las fechas confirmadas eran todas en ciudades Madrid, Barcelona, y otras ciudades y ninguna aquí en el norte. (…) Después de muchos mails se decidió dejarlo aparcado porque era mucho para nosotras, y también un riesgo para ellos, que tendrían que trabajar con gente que no conocían de nada. Pero luego Leo contactó con nosotras y nos dijo que querían que lo hiciéramos nosotras, que nos iban a ayudar con ello. Y fue…¡qué subidón! (…) Nos ayudó mucho, cosa que no tenía por qué hacer, porque total ellos van a cobrar igual”.

Hablar de la reunión de Stravaganzza parece que es hablar de un negocio seguro, pero hoy en día las posibilidades de fracaso están en cada esquina. Amaia, que es promotora primeriza pero no ingenua, es consciente de los riesgos. “Lo que hagamos, lo vamos a hacer porque podemos pagarlo. Ya tenemos nuestras hipotecas, y no tenemos intención de meternos en otra. El factor riesgo es muy alto. Con Stravaganzza ha salido porque somos muy fans, de Leo Jiménez y de Saratoga, vimos que había la oportunidad, y que podíamos pagarlo, nos hemos asociado con unos chicos de Vitoria que también aportarán algo, y lo hemos hecho de forma que no tengamos que arriesgar todo lo que tenemos (…)

Ser fan, como dice Amaia, ayuda a tener la ilusión y tirar hacia adelante. “Pero también necesitas ser consecuente, darte cuenta de que puedes estamparte contra la pared. Que una banda me guste a mí no significa que le vaya a gustar a todo el mundo, y al final esto es un negocio, no montas un concierto para perder dinero. Al menos quieres no perderlo, y si ganas algo, pues genial”.

En los últimos años hemos vivido con demasiada frecuencia las cancelaciones de conciertos que, por motivos logísticos a veces y por falta de venta de entradas en otras (¿seguro que hay alguna diferencia?), terminaron por dejarse caer, para el disgusto de fans. “Es una falta de respeto hacia esa gente que ha comprado su entrada. Puedo entenderlo, pero me parece que es cavar tu propia tumba, porque quien ha comprado entrada y va a venir no va a ver que has apostado demasiado y te has dado contra el suelo, sino que va a ver que has cancelado, y que se ha quedado sin concierto. ¿Y la siguiente vez que hagas un concierto bajo tu nombre?”.

Las razones que da Amaia son ciertas, y denotan la responsabilidad con la que ella y su hermana Olatz se han embarcado en esto, aunque ella diga que fue “un poco a lo loco” De todas formas, y siendo realistas, tampoco deberían preocuparse por ser consecuentes frente al público. Promotoras como RockNRock, que han hecho no pocas faenas a su público, siguen programando sin ningún problema. La promotora RRS promo, que enfadó a muchísima gente en 2017 con su festival Kalos, ha anunciado que habrá una nueva edición, y no parece preocupada por la factura que aquello pudiera causarles. “En el calentón del momento te sientes estafado, pero al final te puede más que el año siguiente tu grupo favorito…al final vas, cedes”.

Sea como sea, el concierto de Stravaganzza está marcado en el calendario de forma inamovible, y ya hay otro evento en el punto de mira. Será un festival de bandas femeninas, se celebrará hacia finales de año en Bilbao, y será el proyecto que Underpromotoras tenía en mente desde un principio. La pregunta es obvia pero necesaria. ¿Por qué un festival de bandas femeninas? “Porque sabemos que hay más de las que parece, y creemos que es necesario que se vea. Yo siempre he seguido el metal desde que era cría, y todo lo que he oído yo en mi vida, exceptuando a Doro y poco más, era bandas de hombres. Y está bien, y sigo haciéndolo, sigo yendo a conciertos de los Judas, Maiden, Metallica, y lo que sea, pero creemos que es necesario mostrar que hay otras bandas, y que son muy buenas. En el mundo del metal, parece que una mujer está como de adorno, como en los videojuegos: para llevar menos ropa, para aparecer guapas, para decir ‘somos las novias del Metal’, y no: hay tías, las Lizzies por ejemplo, que hacen una música de la hostia. (…) Queremos que la gente se dé cuenta de que no sólo existe lo que nos plantan delante, o que algo es bueno sólo porque vende más: si algo no vende puede ser también porque no se hace nada por que se venda. Hay grupos femeninos que podrían vender tanto como otros, pero como nadie quiere arriesgarse a venderlo…

Logo de Underpromotoras

Tenemos algunas bandas contactadas, bandas pequeñas, la mayoría de fuera del País Vasco. (…) Hablamos con Zarina [bailarina de rock y metal que ha dirigido y tomado parte en las coreografías en los conciertos de Stravaganzza], para hacer algún tipo de espectáculo entre grupo y grupo. (…) Nos ha ayudado con muchas ideas, y de hecho el festival fue en parte idea suya, además de darnos mucha información sobre cómo funcionaba el mundillo este”. Una vez más, el hecho de hacerlo en Bilbao chirría un poco con el hecho de que las dos hermanas sean donostiarras. “Queríamos hacerlo en Donostia, porque el corazón nos tira para aquí, pero parece que en Bilbao tendremos más tirón. (…) Donostia ha perdido muchísimo espíritu rockero en los últimos años. No me siento identificada musicalmente con lo que vende. Hay cosas, como Apocalyptica que viene al Kursaal, el Euskal Metal Fest en Irun…pero espíritu rockero, y que se apueste por ello…cero”. Una situación que podría cambiar si Underpromotoras se constituye definitivamente en agencia de promoción de conciertos.

Por ahora, el proyecto, desde las palabras de Amaia hasta la amable presentación de su web, denota mucha pasión y también falta de experiencia. Y no pasa nada, porque tienen apoyos. “Recibimos muchos comentarios del tipo de ‘qué bien que os hayáis animado a hacerlo’, etc. Nos hemos presentado con sencillez porque somos así, y creo que eso nos ha beneficiado más de lo que nos haya perjudicado. Creo que gracias a eso Stravaganzza se decidió a trabajar con nosotras, que no somos nadie. Y tenemos el nombre, pero al final no somos sólo dos. Tenemos mucha gente ayudando, uno que nos hace el cartel, otra que se encargará de hacer las fotos…necesitamos la ayuda de mucha gente, porque solas no vamos a ningún lado”.

Resulta reconfortante leer semejantes palabras de humildad en un mundillo tan dado a la hipérbole. Por correo electrónico, Olatz suscribe todo lo que me ha contado su hermana menor, y añade que “la vocación que tiene nuestro proyecto es la de acercar el negocio (que lo es) de la promoción musical a la gente, la audiencia, el publico. No queremos ser una empresa lejana, inaccesible, un par de profesionales orbitando allá en las altas esferas, en el universo paralelo del artisteo del rock…Somos personas muy normales, con vidas muy normales y preocupaciones muy normales, como todo el mundo, y desde ese terreno conocido para cualquiera es desde donde trabajamos. En pequeñito, en lo cercano, desde abajo, desmitificando este mundillo y abriendo espacio para la participación y la colaboración de todas y todos”.

Underpromotoras son por ahora un logo, algo de dinero y una fecha marcada en el calendario. El resto viene con determinación, cautela y buen rock. Próxima parada, las salas de conciertos.


Puedes seguir el evento de Stravaganzza aquí.
La web de Underpromotoras la puedes consultar aquí, y su Facebook aquí.

Julen Figueras
Apasionado de la música, de la política, y todo lo que las atraviesa. Aunque el rock pueda con todo, disfruto tanto con el soul como con el blues, con el metal como con el pop. Abogado del diablo. Defensor de pleitos pobres. Todavía empeñado en encontrar esperanza en el rock y en la palabra como armas para la subversión.
Si no quema, no es arte.

También escribe sobre música y feminismo para Pikara Magazine.
Julen Figueras on FacebookJulen Figueras on Twitter
Entrada publicada en Encuentros.

Podrían interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − quince =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.