KENNY WAYNE SHEPHERD: “no me gusta que me metan prisa para publicar discos”

Kenny Wayne Shepherd publicó uno de sus trabajos más aclamados y mejor elaborados hace apenas unos meses. Aunque Lay it on down le ha abierto puertas más allá del blues, sus raíces siguen ancladas en esa música que baña su Louisiana natal. Gio Pilato de Bluebird Reviews habló con el guitarrista sobre su carrera, sus momentos álgidos y sus planes de futuro.


Todo disco es un viaje diferente y personal en la vida de cualquier músico. Para el maestro del blues rock de Louisiana Kenny Wayne Shepherd, el triunfo de su último disco publicado en 2017, Lay it on down, representa seguro uno de los logros artísticos más satisfactorios en una carrera que se extiende a lo largo de más de dos décadas. Una carreras durante la cual Shepherd ha ganado numerosos premios, además de los elogios de la prensa alrededor del mundo.

Elegido en los Bluebird Reviews Awards como el artista del año en 2017, Shepherd se muestra en su nuevo álbum como un artista de madurez remarcable, tanto como compositor como a la voz. Cuando Bluebird Reviews se reúne con Kenny Wayne Shepherd para hablar en profundidad de la increíble recepción que tuvo su álbum, lo más obvio que tocó preguntarle fue si, cuando empezó a trabajar en Lay it on down allá por 2015, sabía que los temas sonarían así de bien una vez publicados, o si sufrieron grandes transformaciones a lo largo de los 24 meses que duró la gestación del álbum. “El sonido de las canciones se desarrolló ampliamente en estudio, pero cuando escribí las canciones ya sabía más o menos cuál sería el resultado. Mi intención con este álbum, desde el primer momento en el que empecé a escribir, fue hacer de Lay it on down un disco con sonido contemporáneo apoyado en las muy distintas influencias y géneros musicales que me han acompañado a lo largo de los años, de forma que pudiera poner algo nuevo sobre la mesa, nuevos sonidos, nuevas canciones, nuevos grooves…y también que me permitiera hacer algo fresco y no predecible. Mi último álbum de estudio, como sabes, era de blues tradicional, así que pensé que sería apropiado cambiar en el nuevo disco hacia sonidos más contemporáneos.

Entre su gira mundial con la Kenny Wayne Shepherd band y su proyecto secundario con el supergrupo The Rides (junto a Stephen Stills y Barry Goldberg), el prodigio de la guitarra ha agarrado todo momento posible para viajar a Nashville y trabajar en las canciones que han terminado en Lay it on down, junto con los colaboradores y amigos Tia Sillers y Mark Selby (fallecido en septiembre de 2017), además de algunos nuevos compositores, como Danny Myrick, Dylan Altman y Keith Stegall. Siguiendo lo publicado en redes sociales, entendemos que algunos de los temas del disco fueron concebidos durante los viajes que el músico hizo al lago, quizá en busca de una inspiración más profunda y espiritual, aunque queremos saber cuáles. “Es difícil de contestar a esa pregunta. Tengo ideas y, gracias a las tecnologías modernas, puedo grabarlas en cualquier momento en que me vengan. A lo largo de los años he ido acumulando cientos de ideas en el teléfono. Lo que sí puedo decirte es que cuando escribo estas canciones imagino muchas metas diferentes que quiero alcanzar. Por ejemplo, en un par de canciones del nuevo álbum, como ‘Nothing but the night’ y ‘Diamonds and gold’. Según iba escribiendo las canciones, mi visión de las mismas era que sirvieran para que la gente las bailara y pasara un buen rato. Hay otras canciones, sin embargo, que tienen otro rollo, y me imagino a la gente escuchándolas en sitios como el coche, mientras escuchan música que hace que conduzcan más rápido

En uno de los comunicados que Kenny Wayne Shepherd publicó a la hora de lanzar Lay it on down, el guitarrista decía que este disco es una ventana a su alma, cosa que puede resultar difícil a la hora de escribir canciones. “Bueno, no fue difícil. Lo más difícil a la hora de escribir fue salirme de mi zona de comfort, porque he escrito muchas canciones con las mismas personas durante años (como Sillers y Selby), pero para este disco quise hacer algo distinto y que no fuese fácil de hacer para mí. Eso significa que intenté escribir canciones con gente nueva, y en algunos casos funcionó mejor que en otros. Así es como suele ser en la música. Hace falta que haya química entre quienes tocan, porque eso es algo que no puedes imitar o fabricar. Así que llevó algo de tiempo encontrar la gente adecuada y evitar ponerme en situaciones incómodas. Al principio del proceso, cuando escribes una canción con alguien, te reúnes y pasas horas trabajando en algo codo con codo, quizá sin llegar nunca al resultado esperado. Trabajar con otros compositores ha sido todo un aprendizaje, y también un desafío. En esta clase de situaciones uno se coloca en una posición delicada, de la que espera sacar algún beneficio. Para mí, ese beneficio ha sido el haber trabajado con escritores como Danny Myrick, Dylan Altman y Keith Stegall en estas canciones, y ahora tengo gente nueva con la que me encanta trabajar”.

Uno de los aspectos más notables de Lay it on down es la increíble calidad vocal de Shepherd, que parece mejorar con cada álbum. Bluebird Records se pregunta si el haber trabajado en otros proyectos como The Rides ha ayudado al artista en descubrir lo gran cantante que es. “Creo que buena parte del crédito debería ser para Stephen Stills, ya que fue él quien más me ayudó en este sentido. En los primeros tiempos del proyecto con The Rides pensé que no cantaría más de uno o dos temas. Stephen se mantuvo firme todo el rato en que yo tendría que cantar más, básicamente dividiendo la responsabilidad al micrófono. Y ha continuado empujándome en esa dirección a lo largo de los años. Hemos hecho tres giras como banda hasta la fecha, ¡y he acabado cantando más en esos shows que en los míos! Claramente me ha hecho un mejor vocalista, y también me ha hecho mejorar con mi instrumento. Y todo ello creo que ha contribuido a una mejor prestación vocal en este nuevo disco”.

La Kenny Wayne Shepherd Band muestra una energía y cohesión increíbles a lo largo del álbum, llegando a sus máximas cotas en canciones como “She is money”, “Down for love” y “Diamonds and gold”. Este último es, sin duda, uno de los momentos más memorables del álbum, gracias a la adición de una sección de vientos a un sonido ya de por sí robusto. “Escribí la canción con el co-productor Marshall Altman. Recuerdo ir a su estudio una tarde en la que ni siquiera teníamos pensado vernos. Fui simplemente para saludar y ponernos al día. Entonces cogí una de sus guitarras y me puse a hacer el ritmo de lo que acabaría siendo ‘Dust and gold’. Marshall pulsó el botón de grabar, y empezó a cantar la melodía de voz. Después escribimos un trozo más de la canción, pero no la terminamos. Se quedó ahí durante unos seis meses, sin terminar. La semana en la que íbamos a entrar a grabar, le escribí y le dije: ¡tenemos que terminar ‘Diamonds and gold!’. Para cuando fuimos al estudio, la canción estaba lista para ser grabada. Ya sabes, es una canción con un montón de sentimiento fresco, pero también con un rollo R&B de la vieja escuela, con ese groove y esa sección de vientos. Para mí, esa canción aglutina fraseos vocales modernos y letras que suenan jóvenes con un rollo muy retro”.

El nuevo disco de Shepherd muestra el crecimiento de un músico y su banda. La madurez alcanzada por el guitarrista es a menudo emocionante, y se nota en algunas de las mejores baladas que ha escrito nunca, como “Hard lesson learned”, “Lay it on down” o “Louisiana rain”. Esta última es una de las canciones más personales, intensas y evocativas que el guitarrista haya escrito jamás. Nuestro medio siente curiosidad por saber si el hecho de haber nacido y crecido en Louisiana ha influido en la vida y profesión del artista. “Bueno, obviamente mis raíces tienen una enorme influencia en quien soy como persona y músico. Louisiana es el sitio en el que descubrí mi amor por la música, y dónde cultivé mi arte. También es el sitio donde crecí y donde mi familia me enseñó a ser una buena persona, a hacer lo correcto. En esa canción en particular, intenté cantarla yo pero simplemente me resultó imposible, porque estaba en un tono un poco bajo para mi voz, y si hubiésemos cambiado el tono hubiésemos alterado también la mística y el rollo también. Así que acabó siendo una canción más apropiada para Noah (Hunt). A pesar de ser una canción muy personal para mí, creo que el resultado fue bueno, porque suena genial con su voz”.

El arte de portada de Lay it on down over está bellamente diseñado, con un dibujo en blanco y negro de Shepherd en postura pensativa. “En el anterior disco (Goin’ home), el arte de portada estaba hecho en pintura por un amigo. Vino a mi casa y cogió una foto mía sin decírmelo, y vino después y me regaló un enorme retrato por mi cumpleaños, el mismo año. No me llevó mucho tiempo decidir que ésa sería la imagen de portada. Es un artista de mucho talento y famoso en EE.UU.. Pensé que sería una buena idea tenerlo también para la portada de Lay it on down, ya que antaño solía ser así, con un artista que pintaba una portada basándose en un concepto en particular, o lo que fuera. Por eso me gustaba la idea de tener una portada con ese rollo analógico. La portada de este nuevo álbum está hecha a carboncillo, y la quise así porque me gusta el enorme contraste de blanco y negro. Creo que es muy guay y que tiene un montón de buen rollo. Además, el diseño del logo se remonta al primer logo que tuvimos en Ledbetter Heights, así que parecía como cerrar un ciclo”.

Resulta extraño ver dos versiones del mismo tema en un disco de Kenny Wayne Shepherd. Bluebird Reviews pregunta al guitarrista si la versión acústica del tema que titula el disco y que sirve para cerrarlo fue la versión original o la demo grabada originalmente, o si fue una versión que vino más adelante y que quiso incluir. “La intención inicial era incluirla como bonus track, porque pensé que era una versión alternativa y fabulosa de una canción. La versión del álbum tiene a toda la banda tocando, pero ésta es una de esas canciones cuyas armonías y voces son muy buenas, incluso en su versión más desnuda. El meollo de la canción está sobre todo en la historia que se cuenta, más que en las guitarras o en cualquier otra cosa. Al añadir la versión acústica de “Lay it on down” como canción de cierre significó para mí poder presentar la canción como debía, poniendo el énfasis en las voces y en la letra. Una versión que es tan poderosa como la original”.

Este guitarrista y compositor es una rara excepción en la industria del blues y el rock a la hora de publicar álbumes en directo. En lugar de caer en la tentación de publicar directos, Shepherd prefiere canalizar la energía en desarrollarse escribiendo nuevo material. Nos preguntamos cuál es el secreto para publicar tantos buenos álbumes a lo largo de los años, y cuál es el factor clave a la hora de estar centrado y mantener ese enfoque sano y constante hacia la música. “Cuando se trata de escribir nuevo material, no me gusta que me metan prisa para publicar nuevos discos si no creo que haya suficiente buen material para ello. Ello me asegura cierto nivel de calidad en todos los discos que decido publicar. Esencialmente, hago música cuando me siento inspirado, y no sólo por tener que dar algo al público o publicar por publicar. Es cierto que sólo tenemos un disco en directo (Live! In Chicago de 2010) pero, para ser honesto, hemos estado grabando nuestros conciertos desde hace años. Todos los conciertos que hicimos con The Rides también fueron grabados. Quizá algún día se publique alguno de esos conciertos, pero por ahora no tenemos esos planes”.

Ha habido un par de puntos de inflexión en la carrera de Kenny Wayne Shepherd en estos veinte años. Su disco de 1997, Trouble is…, tiene el récord de permanencia en las listas de blues del Billboard. En 2007, publicó el disco/documental 10 days out: blues from the backroads, nominado a dos Grammys y uno de los mejores documentales de blues de las últimas dos décadas. Dado el extraordinario éxito de Lay it on down en 2017, nos despedimos de Shepherd preguntándole adónde cree que le llevará el futuro. “Bueno, no lo sé, la verdad. Estoy emocionado con el nuevo disco, y muy agradecido a toda la gente que ha manifestado su interés por él. Algo que puedo decirte con seguridad es que haremos una continuación a 10 days out, ya que en 2017 se marcó el décimo aniversario. La intención es hacer otra versión del disco/DVD, pero diez años más tarde. En cuanto a Lay it on down, bueno, espero que el interés (tanto hacia el disco como hacia el blues en general) siga aumentando. Nuestra esperanza es que las nuevas generaciones de fans, que aún no están familiarizadas con el blues, escuchen estas canciones y caigan rendidos ante el género. Al final, ésa es la meta”.


Puedes leer la entrevista original aquí.

Gio Pilato
Periodista afincado en Reino Unido, Giovanni "Gio" Pilato ha reseñado conciertos, álbums, y ha entrevistado a infinidad de artistas del mundo del blues para la popular web Bluebird Reviews. Como colaborador de Palabra de Rock, las entrevistas que figuran en este espacio son traducciones de su trabajo para el medio anglosajón, cedidas con el objetivo de mantener la llama del blues encendida.
Entrada publicada en Encuentros.

Podrían interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.