Agresiones sexuales en la música: el lenguaje importa

Este artículo forma parte de la colaboración con Haulix, una compañía clave en la industria musical actual que hace de intermediaria entre artistas, sellos y prensa. De forma bimensual compartiremos un artículo publicado originalmente en su blog, Haulix Daily. En el de hoy, James Shotwell nos habla de la necesidad de hablar claro acerca de las agresiones sexuales que ocurren en la música.


A menudo, en el periodismo musical, parece que cada paso hacia adelante es seguido inmediatamente por medio paso hacia atrás. Un ejemplo bastante inofensivo de esto cuando los medios entienden que la diversidad de contenidos a menudo genera mayor interés y participación, pero luego se exceden tratando de cubrir demasiado y la calidad de su contenido comienza a disminuir. Este es un revés menor que es fácil de solucionar, pero no todo es tan fácil de cambiar.

En los últimos años, el periodismo musical ha dado cuenta de cada vez más incidentes en la industria musical en lo que se refiere a abusos, gestos no deseados y problemas relacionados. La atención prestada a estos casos ha ayudado a que más personas sean conscientes de los problemas que enfrenta nuestra comunidad musical global, pero con demasiada frecuencia el lenguaje utilizado no describe correctamente los eventos acaecidos

Un ejemplo de ello es de 2017, cuando Molly Rankin, vocalista de la banda Alvvays, quien fue casi agredida en mitad del concierto por un asistente masculino en Bélgica. El hombre se subió al escenario en medio de una canción e intentó sorprender a Rankin con un beso, pero ella se apartó antes de que él pudiera salirse con la suya. Puede ver el incidente en cuestión a continuación (comienza en la marca 3:35):

Nadie en la comunidad musical ha aceptado el comportamiento de este hombre. Sin embargo, lo que han hecho es minimizar la seriedad de sus acciones al usar lenguaje inadecuado en su historia. Aquí algunos ejemplos:

Titulares de distintos medios con parecido mensaje: “espontáneo intenta besar a la cantante de Alvvays Molly Rankin”

¿Cuál es el hilo conductor aquí? Todos estos medios presentan la historia como un hombre que “trata de besar” a una mujer, quien no lo conoce, no sabe quién es y ciertamente no le ha pedido su afecto. Esto no es un intento de beso. Esto es un intento de agresión.

La agresión, más específicamente la agresión sexual, se define como un acto sexual en el que una persona es forzada u obligada físicamente a participar en contra de su voluntad, o el contacto sexual no consensuado de una persona. Puede que no creas personalmente que los besos cuenten como un acto sexual, pero para mucha otra gente sí lo es, e insistir en que alguien te bese en contra de su voluntad es un acto de violencia sexual.

Cuando los escritores usan lenguaje inadecuado para cubrir casos de agresiones sexuales u otros delitos, están (quizás sin darse cuenta) normalizando el comportamiento. Están minimizando la seriedad de las acusaciones, o en este caso los hechos reales, con un lenguaje que infiere que la situación tiene cierta calidad de ligereza. 

Rankin pudo haber podido reírse de este extraño episodio, pero esa no es razón para pensar que esté de acuerdo con el hecho de que sucediera. Nunca está bien, y que los periodistas informen con especificidad es clave para ayudar al público a comprender qué hace que tales acciones sean inapropiadas.

Las mujeres en la música, o en cualquier otro lugar, no deben nada a los hombres. Sin embargo, seguimos leyendo una y otra vez historias como ésta, en las que los hombres aprovechan su oportunidad porque no ven el daño en ello. En tanto que profesionales con cierta influencia en la música, es responsabilidad de cada persona que escribe el tomar medidas contra las malas acciones e instar a sus lectores a hacer lo mismo.

Haulix Daily - James Shotwell
James Shotwell es el director de relación con clientes en Haulix y presentador del podcast de la compañía, Inside Music. También es orador público conocido por promover carreras en la industria del entretenimiento, así como un periodista de entretenimiento con más de una década de experiencia. Ha contribuido para medios como Rolling Stone, Alternative Press, Substream Magazine, Nu Sound y Under The Gun Review, entre otros muchos.

Puedes leer sus artículos originales en el Haulix Daily Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.