El reducto rockero de Jerez se hace fuerte en el ELECTRIC ROCK DAY

Montar un festival es comparable a dar a luz. Das a luz una parte de ti, de tus sueños, de tus desvelos, plasmas en algo físico las ideas que brotan de tu mente. Y como si de un ser se tratara, tu deber es cuidarlo, mimarlo y darle todo de ti para que pueda crecer y hacerse cada vez más grande.

En Jerez se dio a luz hace tres años, el Electric Rock Day. Un sueño hecho realidad. En los 1095 días que componen estos tres años, alguien ha dado todo de él: amor, profesionalidad, creatividad, humildad, bondad y su saber hacer para que este evento creciera y os gustara tanto o más de lo que le gusta a su propulsor, Antonio Albert.

Maravillosas ediciones y no por ello menos duras. Nada de esto habría sido posible sin vosotros, los que habéis aguantado el calor de su música. Los de siempre, los nuevos, los que os habéis ido y habéis vuelto e incluso los que sólo habéis venido una vez, todos absolutamente todos, sois los verdaderos culpables de que ese fruto se haga un poquito más grande.

El día 14 de septiembre ese sueño crece, avanza y seguramente Antonio y su equipo estarán tremendamente orgullosos de poder mejorarlo para multiplicar la calidad, para que os sintáis aún más cerca. Pero seguirá siendo el mismo festival, seguirán intactas las ganas y no habrá cambiado ni una milésima ese pellizquito por dentro. Exactamente igual que, cuando hace tres años, decidieron que era el momento de entregarse haciendo lo que mejor saben hacer, para y por nosotros.

Nos espera en la sala Paul de Jerez haciéndose un poquito más grande, un sueño. De muy cerca Antonio nos cuenta que su principal motivación para meterse en todo este embrollo fue la impotencia de ver día tras día que aquí por estas tierras era muy difícil ir a festivales de rock. Siempre que quería ir a algún concierto medianamente grande tenía que desplazarse fuera. “Es cierto que se organizan festivales que atraen a miles de personas, eventos que respetamos y aplaudimos, pero que a mí, como aficionado de toda la vida al rock, nunca han llegado a llamarme la atención por reunir en un mismo cartel a grupos demasiado distintos entre sí”.

Eso hizo que un día me planteara montar uno por mi cuenta”, explica, “con toda la humildad del mundo y teniendo siempre los pies en la tierra, puesto que siempre he sido consciente de lo que soy y en qué posición me encuentro respecto a festivales nacionales ya asentados”.

Se nos ocurre la cuestión de por qué montar algo como el Electric Rock Day en un país como España. Un verdadero hándicap. “En otros países como Reino Unido o Alemania, no digamos ya Estados Unidos, a las estrellas de rock se les reconoce y valora como a grandes celebridades, cosa que no ocurre en nuestro país, donde no tenemos esa cultura asentada”.

Nunca se ha llegado a plantear si era o no un buen momento para empezar este proyecto, quizás pecó de temerario, pero el hecho de no estar en esto por dinero hace que se lo plantee de una forma distinta. “Si tuviera que rentabilizar cada hora que dedico a esto desde un punto de vista meramente económico, no habría pasado de la primera edición”. A día de hoy hay una saturación de conciertos y festivales, pero como en todos los órdenes de la vida habrá una selección natural. Por un motivo u otro algunos seguirán adelante y otros quedarán en el camino, y obviamente esperamos verle siempre en el primer grupo.

También hay que tener en cuenta los carteles, algunos promotores no arriesgan y van a lo seguro, dándose la circunstancia de encontrar festivales que comparten un 80% de los grupos, lo que llega a saturar a la gente”. Por ello desde un primer momento el estilo está más que claro en este festival, va a ser el auténtico motor y ése es rock. “Es la música que me llena y la que mucha gente que conozco demanda. Haremos concesiones a estilos más o menos duros, pero siempre dentro de los parámetros del hard rock, southern, blues, glam o A.O.R.

Últimamente nos sorprenden las anulaciones de conciertos a pocos días de la celebración, generalmente por la nula venta anticipada. Es contraproducente para este negocio. Y eso no es positivo para nadie. Crea mala imagen, el promotor queda afectado y la gente empieza a desconfiar, lo que redunda en que a la hora de comprar entradas, esperen hasta el último momento para hacerse con las suyas. “Es la pescadilla que se muerde la cola, la gente espera hasta el día antes para comprar la anticipada y el promotor se ve forzado a cancelar. Hay que tener en cuenta que la persona que organiza un evento, por pequeño que sea, arriesga un dinero considerable, por lo que hasta cierto punto es comprensible que llegado el caso decida parar y no seguir adelante con un negocio que se presume inviable”.

Un promotor de éxito ha de tener una capacidad de trabajo brutal. Antonio se encarga desde redactar contratos hasta pegar carteles, pasando por reservar alojamientos para los grupos o seleccionar personal para trabajar ese día. “También hay que ser relaciones públicas, tienes que negociar con agencias y mánagers y no siempre te lo ponen fácil. Pero por encima de todo tienes que ser empático y escuchar a la gente, gracias al Electric Rock Day he hecho grandes amistades, extraordinarias personas que de otra manera nunca se hubieran cruzado en mi camino, y eso no lo cambio por nada”.

Los factores a tener en cuenta a la hora de organizar un festival son innumerables, y el equipo con el que uno se rodea es clave. “En el aspecto técnico siempre he tenido muy claro que quería contar con un sonido potente y cristalino, es lo que yo espero cuando voy a un festival, por lo que siempre cuento con la gente de D’arte, profesionales como la copa de un pino que consiguen transmitir tranquilidad. Cuentan con un rider de calidad y extenso, capaz de satisfacer a los más exigentes, además de técnicos de sonido con muchísima experiencia”.

Y, además, le suma traer grupos que no suelen dejarse caer por el sur y que tienen ya un cierto nombre. “Este año por ejemplo he hecho un esfuerzo enorme para tener bandas que vienen desde Barcelona, Bilbao, Valencia o Estados Unidos, con todo lo que ello conlleva”. Una buena campaña de comunicación y márketing es también esencial a la hora de dar a conocer el producto. Las redes sociales juegan a día de hoy un papel indispensable para conseguir llegar a la gente. Entrevistas, notas de prensa, anuncios, cualquier forma de difusión redunda en una mayor asistencia de público.

En definitiva, hay que mimar cada aspecto del festival. Lo que la gente tiene que hacer ese día es divertirse, y para eso se encargan de conseguir “un buen backline para las bandas, contratar gente agradable y experimentada, cuidar la limpieza, la seguridad, los productos que servimos, etc”. Todo es a base de mucho esfuerzo. Llamadas, mails, reuniones, y vuelta a empezar.Esta tercera edición se empezó a gestar pocas semanas después de terminar la edición 2018, por lo que puedes imaginar la dedicación que hay detrás de todo esto”.

¿Merece la pena? Antonio lo tiene claro. “Estoy satisfecho al 100% con el cartel que he conseguido para este año. Aprovecho desde aquí para dar las gracias públicamente a las bandas y sus mánagers. Han puesto todo de su parte para llegar a un acuerdo, todas tienen muchas ganas de estar en Jerez, la mayoría lo hará por primera vez y estoy seguro de que la gente sabrá valorarlo y apoyarlo con su asistencia”.

Rock y buen ambiente por encima de todo es lo que vamos a encontrar. Es lo que todos buscamos cuando vamos a un concierto: pasarlo bien, charlar con amigos, disfrutar de la música que nos llena, conocer gente. En otras palabras, pasar un día que se quede clavado en tus recuerdos como algo extraordinario.

Los que ya han estado saben bien de lo que hablo. Lo que todo el mundo destaca es el ambiente especial que se crea en ese patio de la Sala Paul, que por cierto contará con un toldo enorme este año. Es de agradecer. A aquellos que vengan por primera vez les invito a que disfruten de la jornada, que se impregnen del ambiente y se diviertan. Una vez que les pique el virus del Electric Rock Day ya no podrán dejar de venir cada año.

Gracias Patricia, y a toda la gente de Palabra de Rock, por la oportunidad de dar a conocer un poquito más el Electric Rock Day”. Gracias a ti, Antonio, por acercarnos un poco más íntimamente a este festival que ojalá crezca porque tu dedicación lo merece. Y…¡larga vida al Electric Rock Day!

Patricia Miguez
Hablar es meterse en problemas, por eso prefiero escribir. Soy una de esas ediciones limitadas de sonrisa de lujo que ya no se llevan pero que lo puede todo. Individualista por convicción y, mientras todos quieren una vida normal, yo no.

Salir del mundo de las ideas e introducirme en el universo de las experiencias vitales. No busco influir pero me sentiré satisfecha si zarandeo. Iluminemos salas, rompamos hielo, acerquemos desconocidos y...¡a darle al play!

Un comentario en “El reducto rockero de Jerez se hace fuerte en el ELECTRIC ROCK DAY

  1. El Sr. Albert se olvida decir que la primera edición no la organizo él, sino la empresa Rock Scenes Projects, a la que nunca ha pertenecido, entro como socio de la produ cion posteriormente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.