Escritores: está bien disfrutar de la música sin escribir sobre ella

Este artículo forma parte de la colaboración con Haulix, una compañía clave en la industria musical actual que hace de intermediaria entre artistas, sellos y prensa. De forma bimensual compartiremos un artículo publicado originalmente en su blog, Haulix Daily. En el de hoy, James Shotwell recuerda a los escritores la importancia de no dejarse tragar por el trabajo a la hora de disfrutar de la música.


Escribir sobre música puede ser un arma de doble filo en lo que respecta a las aficiones y pasiones. El hecho de estar en posición de influir sobre un grupo de consumidores te posibilita acercarte a tus artistas favoritos más que al resto, pero también supone seguir cada movimiento de esos artistas mucho después de que tu interés haya empezado a decaer. Sinceramente, éste es el mejor de los casos, porque la mayoría de las veces escribir sobre música significa que no solo debes conocer, sino también aprender a apreciar las obras de artistas a los que de otro modo no les otorgarías tu tiempo. 

Establecer una carrera en la escritura requiere que te involucres en el amplio mundo de la música, y eso implica mantenerte al tanto de muchos más artistas de los que disfrutas personalmente. Con el tiempo, esto puede hacer que la alegría de la escritura se parezca mucho más al trabajo que lo que la mayoría admitiría. Pero eso es porque escribir es solo eso, trabajo.

Esto no es una queja en sí, sino un hecho. No se hace carrera escribiendo música simplemente cubriendo a los artistas de los que disfrutas al escuchar. Necesitas hacer un seguimiento y, lo que es más importante, debes involucrar a los fans de los artistas con regularidad para asegurarte de que a la gente le siga interesando tu estilo o tu medio.

Cuando comencé a escribir sobre música, lo hice porque sentí que había artistas que conocía y disfrutaba que la mayoría del mundo aún no había reconocido. Si pudiera encontrar mis primeros cien artículos, casi puedo garantizar que cada uno se basaría en un artista o grupo que admiré en aquel momento, y si soy completamente honesto, también apostaría a que la mayoría de aquellos textos son bastante similares. Todos ellos elogiaban a algún grupo que amé entonces, y cada uno de ellos afirmaba que el resto de la gente debería pensar lo mismo. 

Construí mi público inicial cubriendo bandas como A Day To Remember, Chiodos, Secret Secret Dino Club y The Wonder Years siempre que fuera posible, y me propuse entrevistar a alguien de la banda cada vez que una noticia me presentara la oportunidad de hablar de esas bandas. A medida que mi trabajo empezaba a hacerse más conocido, también crecía el interés de otras bandas y sellos de promocionar su talento a través de mis canales. 

Me impresionaban todas estas solicitudes, y aceptaba casi todo lo que entraba en mi bandeja de entrada. Y, a medida que iba haciendo contactos en la industria, iba abarcando más y más bandas. Me gustaban algunas de aquellas bandas, pero otras eran mediocres a mi entender, y les di cobertura por la única razón de que sentía que mi (probablemente inexistente) audiencia lo quería así. Si mi percepción era real o no es algo que nunca sabré, pero sí sé que cubrir un abanico amplio de bandas me ayudó a conseguir un trabajo a tiempo completo en la industria musical. ¿Mereció la pena? Sin duda. ¿Sigo cubriendo cualquier cosa que se cruce en mi camino? Por supuesto que no.

Es increíblemente difícil conseguir un trabajo en la música que te permita compartir todo lo que amas todo el tiempo. La mayoría de los trabajos están mucho más acotados, cubriendo únicamente un estilo de música. Encontrar un puesto de trabajo pagado con el que cubrir todo tipo de música es más raro que una actuación de Morrissey que se lleve a cabo sin incidentes, y se está volviendo cada vez más difícil de conseguir, ya que la demanda de curadores de contenido específico continúa aumentando. 

Solía ​​tener un gran problema con esto porque sentía, y aún creo, que todos pueden disfrutar un poco de todo. Puede que no ame la música country, pero hay varios artistas country que disfruto. Lo mismo ocurre con los musicales, los 40 principales y las oscuras bandas de shoegaze. Ninguna de estas áreas de la música es donde paso la mayor parte de mi tiempo, pero cada una está lleno de talento maravilloso que merece ser expuesto y alabado. Este hecho, sin embargo, no hace que yo sea la persona para decirte que estas bandas existen. Puedo twittear sobre eso, claro, pero no puedo dedicar cada minuto de mi día a contaros todo lo que amo como lo hice una vez. Ése no es mi trabajo.

Al principio, la necesidad de separar el trabajo por el que me pagan del trabajo que me gustaría hacer fue increíblemente frustrante. Sentí que mi misión inicial de ayudar a más personas a descubrir la buena música se había visto comprometida por la necesidad de un sueldo, pero con el tiempo me di cuenta de que eso no era cierto.

Tener un empleo a tiempo completo me dio más libertad de la que nunca había tenido antes en lo que respecta a las actividades creativas, y aunque no podía cubrir todo evento de una determinada, ahora podía hacer más que nunca por ayudarla. En lugar de escribir sobre 40 o 50 bandas a la semana, escribía sobre unas 10, pero me aseguraba de hacer que cada pieza saliera tan bien como fuera posible. Tener menos artistas sobre los que escribir me permitió profundizar en mi cobertura y, en última instancia, proporcionar contenido de mayor calidad a mi público.

Pero ¿qué pasa con el resto de música que amé? ¿Di la espalda a un mundo de futuras estrellas solo porque no se ajustaban a mi estilo de vida “de 9 a 5”?

Por supuesto que no. Sigo amando a una gran variedad de bandas como siempre lo he hecho, pero en estos días me guardo algunas cosas que me encantan, solo por el motivo de poder disfrutar de ciertas canciones o discos sin convertir ese disfrute en trabajo. Antes de trabajar a tiempo completo en la música, veía todo lo que disfrutaba como algo que eventualmente cubriría, lo que a su vez hacía que todo lo que disfrutaba fuera una forma de trabajo.

Tal vez no fue un trabajo duro, pero fue un trabajo, y como resultado, mi relación con la música comenzó a cambiar. La idea de escuchar música por el simple hecho de disfrutarla se convirtió en un concepto absurdo, ya que no había disfrutado puramente de la música durante años. Me gustaba, y no sabría qué hacer sin ello, pero al final estaba tratando de poner comida en la mesa a través de lo que estaba escuchando, y eso me presionaba demasiado.

Cuando hablo hoy con aspirantes a escritores y profesionales de la música, les aliento a que experimenten la mayor cantidad de música posible. Tan pronto como hago esto, inmediatamente agrego que no todas las grandes canciones o discos necesitan convertirse en el único foco de su trabajo en el futuro. No solo es perfectamente aceptable, sino que también es necesario. 

Si pierdes la capacidad de simplemente disfrutar de la música, no podrás criticarla con precisión. La razón hacer carrera en la música es la de su amor por la música tal y como la escuchamos en la juventud, y cuando pierdes la capacidad de apreciar la música de esa manera, comienzas a perder la pista de por qué trabajas en la música. No se trata de clics, y ciertamente no se trata de ser la primera persona en escuchar el próximo lanzamiento digno de atención. Se trata de celebrar el arte y la apreciación del arte, así como concienciar a los demás sobre el talento no descubierto. 

Esto sólo se consigue mientras conservas la capacidad de ser sorprendido por la música. Si has perdido esa pasión, o incluso si crees que ha comenzado a desvanecerse, retrocede un paso en la escritura. Desconecta de todo, excepto de tu cadena de música. Ponte los discos que inspiraron tus primeras aspiraciones profesionales y vuelve a conectar con la fuente de tu impulso para tener éxito. Nunca pierdas tu pasión.

Haulix Daily - James Shotwell
James Shotwell es el director de relación con clientes en Haulix y presentador del podcast de la compañía, Inside Music. También es orador público conocido por promover carreras en la industria del entretenimiento, así como un periodista de entretenimiento con más de una década de experiencia. Ha contribuido para medios como Rolling Stone, Alternative Press, Substream Magazine, Nu Sound y Under The Gun Review, entre otros muchos.

Puedes leer sus artículos originales en el Haulix Daily Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.