RAMONETS: «algunos shows infantiles sólo tienen para niños el horario»

Ramonets. Un grupo de versiones de Ramones con letras en valenciano adaptadas para niños, un planteamiento cuando menos original y currado. Averigüemos algo más sobre esta locura.

La idea de hacer una banda de rock orientado a público infantil con un show de animación surgió cuando una mamá amiga de Ferran, cantante de esta fiesta, le animó a que montara algo para críos y poder ir de concierto con el suyo. Tras varias vueltas, empezó a reclutar y proponer el proyecto a músicos colegas. Acudió principalmente a los que ya eran padres o tenían relación con el mundo infantil de forma profesional. Y, como trabajador en animación sociocultural, añadió el extra tirando de compañeros de trabajo.

Cuando le pregunto a Tol, bajista, el porqué de los Ramones como banda a la que versionar, me dice que la elección fue fácil: “aparte de que era un denominador común entre todos los integrantes de la banda (cada uno venimos de un palo del rock, pero Ramones nos gustaba a todos) es una banda con melodías y canciones que entran facilísimo. Tienen himnos coreables y conocidos tanto por rockeros como por gente a la que no le gusta el rock pero ha escuchado ‘Blitzkrieg bop’”.

A pesar de que sólo la mitad de los miembros de Ramonets son padres, dice que vieron “una vía para seguir metiendo caña y poder compaginar conciertos con vida familiar”. Aunque no tenían ni idea de las dimensiones que iba a tomar en poco tiempo. Lo que empezó como algo divertido, ha tornado en algo más profesional. “Ahora, además de una pasión y un trabajo, sentimos una dosis de responsabilidad, porque hay muchos niños y niñas que nos tienen como referente y nos escuchan. Cuidamos cada canción, las letras, el mensaje y lo que transmitimos en cada concierto, creemos que estamos haciendo algo importante y hay que ser consecuente con ello”.

ramonets

Letras curradas. Bromas para todas las edades. Música cañera. Está todo trabajado. “Nos encanta que los niños y las niñas sientan el rock, flipen con un solo de guitarra, alucinen con la caña y la intensidad que metemos en las canciones”. Aunque, al mismo tiempo, reconocen que “eso no es suficiente. Por eso incorporamos la animación, tenemos a dos colgaos que están todo el concierto bailando disfrazados e interactuando con el público”.

Usar el valenciano como vehículo trasmisor de la lengua entre los pequeños es, sin duda, arriesgado. Tol cuenta que, “aunque en los pueblos se sigue hablando bastante, en la ciudad apenas se usa y con Ramonets creemos que hay muchos niños y niñas que se están interesando más por la lengua de su tierra”.

Con tres trabajos publicados en cuatro años, demuestran el trabajo serio y la dedicación. “Ha sido todo autoproducido, vimos que vendíamos discos como churros en los conciertos, entre colegas y a través de la web, y no hemos querido ni necesitado el apoyo de ninguna discográfica. Sí tenemos agencia de management, El Mico, que apostó por el proyecto desde el primer momento y se ha convertido en parte de la familia Ramonets”.

Lo verdaderamente bonito de esto es ver como hijos, hijas, padres, madres e incluso abuelos y abuelas vienen a los conciertos a pasárselo bien juntos. Tol comenta que  “una de las diferencias de los espectáculos de Ramonets con respecto a otros espectáculos infantiles es que los mayores no van obligados, van a pasarlo igual de bien o mejor que los pequeños. Yo, que soy padre me he visto en situaciones en las que el show era un bodrio y me lo he tenido que tragar porque a mi hija le gustaba y lo contrario, he ido a conciertos, algunos de ellos para niños, en los que lo único para niños era el horario, con un grupo imitando temas de bandas famosas sin hacer un show atractivo para el público en general”.

¿Cómo se hace un show atractivo para todos los públicos? A la hora de elegir el setlist, hacen un brainstorming en el que todos hacen sugerencias, las analizan y ven qué puede funcionar mejor. “Siempre hacemos un concierto de prueba para familias y colegas con nuestra agencia de management para ver su reacción. Las letras también las medimos y las analizamos para que los mensajes sean irreverentes pero respetuosos, punkys pero sin pasarse y sobre todo, que tengan un puntito de reivindicación infantil”. 

ramonets

Tol hace hincapié en la necesidad de ser niños y niñas sin mayores cargas que las de jugar y divertirse, y es ahí donde inciden muchas de sus letras. “A veces”, recrimina, “tenemos a los pequeños y las pequeñas como esclavos todo el día de aquí para allá, les transmitimos nuestro estrés, les exigimos que sean adultos olvidando que son solo niños. Por eso nuestras letras reivindican que ser niño mola un montón”.

Lo que para muchos podría ser un hándicap, que su música sea en valenciano, lo demuestran viable abriendo la propuesta más allá de la Comunidad Valenciana. “Ya hemos actuado unas cuantas veces en Catalunya y Baleares”, cuenta. Además, para el resto del Estado hacen algunos ajustes sin mermar la calidad del show. “Estuvimos en Vitoria, en la sala Hell Dorado, y la respuesta fue espectacular. El show lo condujimos en castellano, respetando las canciones en valenciano y a todo el mundo le encantó”.

La respuesta del público es, probablemente, uno de los efectos más satisfactorios de esta aventura. “Es guay sentir el cariño y la admiración de nuestro público, cómo flipan cuando después de los conciertos pasamos un rato juntos, y cómo asimilan nuestros mensajes y nuestra intención de inculcar cierta capacidad de crítica”.

Además de sus álbumes y sus conciertos, el pasado año participaron en algo distinto y que Tol califica de “una pasada”. Los campamentos de rock, donde “enseñamos a los niños y las niñas lo que es pertenecer a una banda de rock  y descubrimos talentazos”, lleva el nombre de Ramonets Camp, sobre el que se puede leer en su página web, y con el que dicen pasárselo pipa.

No parece que las ideas se agoten para els Ramonets. “Nos queda cuerda para rato”, dicen, y señalan la dirección que tomarán diciendo que, “aunque los dos primeros discos son versiones, cambiando las letras, el último ya es enteramente con canciones propias, en el que aparecen unas mini-versiones de bandas clásicas”. Han hecho también “vídeos en plan coña”, para que “los niños y las niñas reconozcan los temas, les pregunten a sus padres qué significan esas bandas y poco a poco adquieran cultura del rock”. Ya sabes: si tu hijo o hija te dice que le gusta el rock y que su banda favorita es Ramonets, no necesita aprender a deletrear: R.A.M.O.N.E.T.S

Virginia del Real
Inconformista; si lo pienso, lo digo. Emocional; si lo siento, lo disfruto. ¿Música? ¡Siempre!
Virginia del Real on FacebookVirginia del Real on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.