KENNY WAYNE SHEPHERD: «si eres cuidadoso, no sientes la adrenalina»

Pocos guitarristas de blues actuales han alcanzado el éxito de Kenny Wayne Shepherd. El guitarrista norteamericano fue entrevistado por Gio Pilato para Bluebird Reviews, para hablar de su último disco, The traveler, su relación con leyendas de la música como BB King o Stevie Ray Vaughan y la necesidad de dar saltos sin red.


No tiene sentido tratar de negar que todos, en algún momento de nuestra juventud, tuvimos grandes sueños sobre la vida. Es parte de nuestro ADN y no podemos evitarlo. Para la mayoría de nosotros, esos sueños, a lo largo de los años, se asientan en una cotidianeidad más mundana, con facturas por pagar, una familia que cuidar, etc. Sin  embargo, para otros, esos sueños se convierten en una realidad maravillosa. Si eres músico en tu adolescencia y te encuentras en un mundo donde creces rodeado de la atención y la consideración de artistas de la talla de BB King y Stevie Ray Vaughan, si tienes a alguien como James Brown escribiendo sobre ti en el librito de tu debut, eso significa que podrías ser alguien realmente especial. Kenny Wayne Shepherd es así de especial. 

El guitarrista, cantante y compositor nacido en Luisiana se ha ganado merecidamente el respeto y la consideración de sus protegidos durante el último cuarto de siglo, gracias no solo a su formidable talento como guitarrista, sino también a la calidad de su obra, pasando de un enfoque más crudo de blues y blue-rock hacia una dimensión musical más amplia, especialmente en años posteriores, donde géneros como el blues y el rock pueden vivir felices junto al soul, el country y el R&B manteniendo su propio sonido distintivo.

Con un nuevo álbum llamado The traveler, Shepherd ha continuado brillantemente el camino sonoro que llevó su predecesor, Lay it on down, de 2017, a la cima de las listas de blues-rock de medio mundo. Lo hace esta vez elevando el nivel de sus canciones, lírica y musicalmente, hasta un notable pico de excelencia de talento y madurez artística.

Bluebird Reviews se encuentra con Shepherd en el backstage durante una de las fechas de su tour europeo para hablar sobre la creación del nuevo álbum de este maestro de la guitarra. La primera pregunta que me viene a la mente es sobre por qué Shepherd volvió a trabajar con el coproductor Marshall Altman en la realización de The traveler. Es decir, si la decisión fue tomada por el éxito comercial de Lay it on down, o si tal vez fue vino de forma natural por sentir que The traveler era la continuación natural del anterior. «De hecho, lo decidimos hace mucho tiempo, cuando estábamos haciendo el álbum Lay it on down. Marshall y yo estábamos hablando sobre el próximo álbum. Por lo tanto, ya estábamos planeando trabajar juntos para lo que fuera que fuese el próximo álbum. Igual que al terminar este disco (The traveler) ya estábamos hablando del siguiente. Realmente me gusta trabajar con él, ya sabes. [Altman] simplemente trae algo nuevo y diferente a la mesa. Es un gran trabajador y él está allí en cada paso del camino. Hay una cierta vitalidad en él, ya sabes. Le gusta entusiasmar a la gente y también aporta una especie de enfoque joven y juvenil a la música, lo que creo que es bueno. Realmente tengo una relación de trabajo productiva y no veo ninguna razón para detener esa relación de trabajo ahora. Estaba muy contento de lo bien que salió Lay it on down. Es un gran álbum y también comercialmente lo hizo muy bien. The traveler es un buen ejemplo de cómo, trabajando juntos de nuevo, nos ayudó a centrarnos en todas nuestras fortalezas y realmente creo que esa es una de las razones por las que el nuevo álbum es tan bueno«.

Una de las mejores virtudes de las canciones es que todo el mundo las puede sentir a nivel personal de una manera diferente a pretendida por los artistas que las escribieron. The traveler da para esta web una sensación de movimiento, en muchos sentidos diferentes, como de avanzar en la vida personal o incluso en la carrera profesional. Le preguntamos a Shepherd si sintió, mientras trabajaba en la realización de The traveler, que la mayoría de las letras del álbum tenían un patrón común, casi como lo haría un álbum conceptual. «No fue necesariamente mi intención en absoluto. Solo trato de componer cualquier canción que me inspire para escribir, ya sabes. Pero, en general, a medida que envejezco, los mensajes en mis canciones son un poco más positivos, como reflexionando sobre mi vida o las cosas que he visto o experiencias o lecciones que he aprendido, cosas como esas. Tal como dices, la interpretación de cada canción puede ser diferente para cada oyente, y ésa es una de las mejores cosas sobre la música. Para mí es hermoso que podamos escribir una canción sobre una cosa y que alguien que la está escuchando pueda aplicar la letra de una manera completamente diferente a sus vidas«.

Una de las innovaciones más bienvenidas en The traveler fue la de Shepherd tocando una vez más el slide guitar, algo que no había hecho desde su álbum Live on de 1999. ¿Es esto algo que sus fans vayan a escuchar en un futuro cercano, en los próximos lanzamientos de Kenny Wayne Shepherd? «(Sonríe) No sé. Me gusta tocar slide pero no soy un gran guitarrista de slide. Si piensas en tipos como Derek Trucks, un guitarrista de slide increíble… Johnny Winter, otro slide extraordinario ¡yo puedo hacer lo suficiente para fingir (sonríe de nuevo)! Lo haré cuando lo escuche y sienta que es el único sonido que se ajusta a una canción específica, pero nunca he estado contento con mi vibrato en el slide, no he dominado el control del mismo. Me siento un poco menos inclinado a usarlo tan a menudo. Soy un poco perfeccionista y cuando escucho a tipos que pueden tocarlo, como Derek Trucks, por ejemplo, me mantengo en ese estándar de perfección y no puedo tocarlo como él, así que se vuelve un poco desalentador, ya sabes«.

En el librito del nuevo álbum de Shepherd hay un homenaje muy conmovedor a dos personas que lamentablemente ya no están con nosotros y que estaban muy cerca del cantante, compositor y guitarrista, tanto en lo artístico como en lo personal: Paul Allen y Mark Selby. Este último fue, en particular, alguien que coescribió canciones con Shepherd desde el primer día de la carrera del artista. Solo por esa razón, debe de haber sido particularmente difícil para Shepherd incluir, en su nuevo álbum, una canción como “Gravity”, coescrita con Selby, que suena a despedida consciente (Selby falleció a causa de un cáncer en 2017). «Cuando escribimos esa canción, Mark estaba en medio del cáncer que lo alejó de nosotros y fue interesante que algunas de las canciones que estábamos escribiendo en ese momento y algunos de los mensajes que salían eran realmente poderosos. Tanto Mark como Tia (Sellers, la esposa de Selby y también coescritora de algunas de las canciones de Shepherd) tenían mucha mano con las letras. Podían incluir tantos significados diferentes en las letras de una canción. Recuerdo, sobre esa canción en concreto, que estaba viendo cómo tomaba forma en ese momento y me preguntaba cuál podía haber sido el verdadero significado detrás de esa canción, mientras la escribíamos. Realmente quería incluir varias canciones que habíamos escrito juntos, en particular las que escribimos durante el último año de su vida, y quería que formaran parte de este disco, sentí que era importante. Su presencia en mi vida se remonta a cuando estaba escribiendo mi primera canción, así que sentí que era muy importante que él fuese una parte de este disco. Hay más canciones que hemos escrito juntos que aún no hemos lanzado, así que veremos cuándo es el momento adecuado para sacarlas. Es una pérdida devastadora para mí, y especialmente para Tia, porque él era su marido. Los tres juntos realmente moldeamos y formamos el verdadero sonido de la Kenny Wayne Shepherd Band desde los primeros días, así que, ya sabes, ese panorama ahora ha cambiado y tengo la intención de seguir manteniendo a Tia involucrada, pero Tia y yo nunca hemos escrito sin él. Así que es una especie de nueva situación para nosotros, y veremos qué sucede«.

Mucha gente ha estado preguntando a Shepherd, a lo largo de los años, sobre su relación musical y personal con el difunto BB King, pero no muchos han hecho lo propio sobre otro de sus héroes musicales de todos los tiempos, Stevie Ray Vaughan. Bluebird Reviews se preguntaba si Shepherd conoció a Vaughan y a BB King a nivel personal y, de ser así, si Vaughan le dio algún consejo útil cuando se conocieron. “El mejor consejo que me dio fue el mensaje que escribió en mi guitarra, cuando la firmó. Dijo: ‘Para Kenny, tan sólo toca con todo tu corazón’ y eso es lo que trato de hacer cada vez que salgo al escenario. Me preocupo y me concentro más en tocar con el corazón y el alma, en lugar de pensar en la precisión, porque trato de transferir esa emoción que viene directamente de tus entrañas que ayuda a las personas a sentir la música de la misma manera que la sentimos en el escenario. Ése es probablemente uno de los mejores consejos que alguien me ha dado y ha estado en el centro de mi enfoque a la hora de tocar la guitarra desde el principio. No lo conocí como me hubiera gustado, porque esa vez, cuando firmó mi guitarra, fue la última vez que lo vi y no mucho antes del día en que falleció. Pero me siento muy afortunado y privilegiado por haber tenido la oportunidad de verlo tocar y estar con él muchas veces. El impacto que tuvo en mí… puso mi vida en un camino y definitivamente tiene mucho peso sobre mí, sobre lo que hago«.

Hablando de sus héroes musicales, Jimi Hendrix siempre ha sido otro de los artistas musicales favoritos de Shepherd. Tanto es así que termina todas sus actuaciones en vivo tocando, como bis, uno de los clásicos de Hendrix, “Voodoo child”. Dada la emoción y el lenguaje corporal que Shepherd muestra en el escenario cuando toca esa canción, Bluebird Reviews se pregunta qué tipo de catarsis emocional tiene lugar en el corazón y el alma del guitarrista cada vez que toca esa canción, noche tras noche. “Hay ciertas canciones que son tan geniales, como ‘Voodoo child’, que siempre son divertidas de tocar, y para mí es uno de los mejores himnos de guitarra jamás escritos. Esa canción nunca pasa de moda, incluso si estuviéramos tocando esa canción esta noche de la misma manera que la tocamos la noche anterior, todavía es divertida de tocar. Ése es uno de los aspectos más sorprendentes de esa canción, además de que abre una ventana musical para improvisaciones. Incluso si, por ejemplo, hacemos algo diferente de forma espontánea durante 40 o 60 segundos, noche tras noche, en esa canción que hicimos la noche anterior, todavía es algo muy divertido de hacer«.

The traveler es un disco maravillosamente elaborado en muchos niveles. Nuestro sitio web tiene curiosidad por saber si hubo desafíos de algún tipo, especialmente en lo que respecta al sonido, al grabar el nuevo álbum. “Se trataba más de acostumbrarse al estudio, para ser sincero. Había trabajado en ese estudio hacía unos 8 o 9 años y, en ese momento, solo hice algunos overdubs allí, nunca un álbum completo. Entonces, al conocer la sala y familiarizarnos con las múltiples configuraciones para la banda, por ejemplo, vimos que en un lado de la sala había un sonido completamente diferente al otro lado, así que tratamos de descubrir cuál sonaba mejor y funcionaba mejor para la banda. Los primeros tres días fueron todo un desafío hacer todo bien con las configuraciones, pero una vez que lo descubrimos, todo fue muy productivo«.

La forma en que la vida y la carrera de Shepherd hasta ahora ha estado fluyendo constantemente en nuevas direcciones sonoras es casi como tener el pie en el pedal de aceleración de uno de sus muchos coches rápidos (Shepherd ha estado recolectando autos durante bastante tiempo) en una carretera imaginaria sin fin. Antes de separarnos de uno de los más talentosos artistas de blues-rock de esta generación, le preguntamos a Shepherd si siente que todavía «viaja rápido» en su vida personal, parafraseando uno de los versos incluidos en esa espléndida balada que es “Tailwind”; o si, con los años, ha aprendido a reducir la velocidad y disfrutar el viaje un poco más. «Bueno, la respuesta es ambas, porque me gusta la adrenalina de conducir rápido en un ambiente seguro, por supuesto, pero, ya sabes, te emociona cuando puedes pisar el pedal, y si eres siempre cuidadoso nunca sentirás eso. Pero, al mismo tiempo, también he aprendido a crecer y disfrutar del paisaje a medida que avanza, y a absorberlo. Yo diría que sí, más o menos las dos cosas, pero la verdadera pregunta es: ¿Cuánto tiempo puede durar? Porque, ya sabes, he visto a muchachos como BB King que se acercaban a los ochenta, o tipos como Buddy Guy o incluso gente como Pinetop Perkins, que estaban bien en sus noventa años, todavía tocando su música, antes de fallecer. Entonces, supongo que la pregunta que aún no se ha respondido es: ¿tendré 90 años y aún intentaré pisar el pedal o me gustará dar un paso atrás, en algún momento y simplemente relajarme? ¿un poco? Supongo que nadie tiene esas respuestas, ¡a menos que nos volvamos a ver en medio siglo y me vuelvas a hacer la misma pregunta!«.


Puedes leer la entrevista original aquí.

Gio Pilato
Periodista afincado en Reino Unido, Giovanni "Gio" Pilato ha reseñado conciertos, álbums, y ha entrevistado a infinidad de artistas del mundo del blues para la popular web Bluebird Reviews. Como colaborador de Palabra de Rock, las entrevistas que figuran en este espacio son traducciones de su trabajo para el medio anglosajón, cedidas con el objetivo de mantener la llama del blues encendida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.