4 años al servicio del rock: PALABRA DE ROCK dice adiós

Hace poco más de cuatro años desde que Palabra de Rock viera la luz con la determinación de zarandear mentes, conscientes de que “construir un medio comprometido, autónomo y apasionado es como abrir un mercado al lado de El Corte Inglés”. Cuatro años que nos han valido para constatar que, efectivamente, navegamos contracorriente; que el periodismo lento vale menos que el sensacionalismo y rapidez al que los medios nos han acostumbrado y que consumimos de forma acrítica.

Más allá del contador de clicks y algunos comentarios, es difícil saber hasta qué punto hemos alcanzado nuestro propósito inicial, ése con el que nos presentábamos al dar nuestros primeros pasos. Sí podemos decir con orgullo que nos han felicitado músicos y escritores, nos han dado las gracias por una honestidad poco común, y también por la valentía de escribir críticas que, aun siendo negativas, tuvieran la sustancia suficiente como para provocar al pensamiento. Y eso, aunque parezca un cliché, ya ha sido logro suficiente.

Hemos abordado temas aparentemente incómodos, y hemos señalado asuntos que no veíamos en ningún medio y de los que considerábamos había que hablar. En ocasiones, nuestra honestidad nos ha costado críticas, incluso insultos, aunque ello no hiciera sino confirmar la importancia de nuestra labor. Un precio que hemos pagado gustosamente, porque lo hemos hecho manteniendo nuestra independencia como motor. Durante estos cuatro años, Palabra de Rock se ha sostenido sin banners publicitarios ni pago de favores, y ello es en sí mismo un éxito.

Palabra de Rock dice adiós a su andadura aquí, aunque su equipo no dejará de dedicar mucho de su tiempo a esta pasión incurable que es el rock. Nos vamos en busca de nuevas inquietudes, y confiamos en que habrá otras personas, otros medios, que se tomen el rock tan en serio como nos lo hemos tomado en esta casa: escapando del clickbait, afrontando el miedo de incomodar a la gente incorrecta. De algunos de esos medios hemos hablado en esta web, y con ellos hemos labrado también una buena relación que no cesará ahora.

Palabra de Rock termina aquí, decimos, aunque evitamos decir que este adiós sea para siempre. No nos gustan las giras de despedida. La web y los artículos que se encuentran en ella permanecerán abiertos algunos meses más, mientras nos dure el hosting, porque muchos de los contenidos son -creemos- atemporales, y merecen la pena de ser leídos en el futuro. Después veremos lo que hacemos. No nos retiramos, porque seguiremos de una forma u otra alimentando nuestra pasión, pero éste es el momento idóneo para pisar el freno en nuestra metafórica redacción, decir adiós y dar las gracias. 

Gracias a compañeros y compañeras que nos han ayudado en momentos puntuales con fotos, fuentes u opiniones informadas, como Joaquím Valls, Susana Manzanares, Unai Endemaño. Gracias a la amabilidad de Gio Pilato de Bluebird Reviews y James Shotwell de Haulix por acceder a que tradujéramos sus fantásticos textos. Gracias a mánagers, artistas, sellos y editoriales que nos han facilitado el trabajo, demasiados para mencionar en estas líneas. Gracias a quienes han contribuido en nuestra sección de libre publicación, haciendo que la calidad de la página subiera un peldaño más, las Femirockers, Gabriel Lezcano, Zarina y Alejandro García. Y, sobre todo, gracias a la gente que nos ha seguido, leído y apoyado durante estos cuatro años, por hacer que nuestro trabajo no cayera en saco roto.

El equipo de Palabra de Rock

Palabra de Rock
Palabra de Rock surge para poner sal en la herida que la música nos abre cada día. El rock es nuestra pasión, y una pasión requiere de compromiso.
Queremos un medio que no se conforme con hacer la vista gorda ante las miserias y grandezas del rock, sino que les hinque el diente, que las explote, que las aborde con seriedad y promueva el debate. Escribir sobre rock es también hacer rock, y el rock, como todo arte, no puede permitirse ser inofensivo.

Un comentario en “4 años al servicio del rock: PALABRA DE ROCK dice adiós

  1. Llego tarde, una lástima. Descubrí hace unas horas este blog buscando referencias sobre la biografía de Phil Lynott y el magnífico artículo de Jesús Mujico al respecto me emgatusó hasta hacer que lleve toda la noche leyendo vuestras crónicas de artistas y festivales. Daros la enhorabuena, aunque sea tarde, por la honradez y, sobre todo, el sentimiento que vertís en vuestros textos. Se nota que están escritos con el corazón y no bajo ningún condicionante económico. Enhorabuena y mucha suerte a cada uno de vosotros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.