onza

Leyenda al acecho: ONZA en Madrid

Tras superar varios problemas vocales de Pepo, Onza atacaban con su EP en la Wurlitzer Ballroom con Weak como teloneros. La primera cuestión era si los fans de Desakato acudirían a la llamada de esta nueva propuesta. Y la concurrida puerta despejaba toda duda un rato antes de la hora de apertura

Se avisó de puntualidad inglesa, y a la hora en que Weak subieron al escenario el aforo de la sala era más que aceptable. Respecto a las luces, imposible decir lo mismo.

Otra de las guerras de siempre, las salas pequeñas y el exceso de sonido en bandas tan brutas como las dos que tocaban. Se dio la “perfecta” conjunción de sala pequeña con mala acústica y batería excesiva que tapaba todas las cuerdas y enmarañaba las voces. Las ganas pudieron a los inconvenientes de siempre, y los madrileños nos hicieron pasar un buen rato con su rollo punk noventero presentando todos los temas de su disco The wheel. No hubo tregua entre canción y canción. Una distorsión, un golpe de bombo y marcándose un par de versiones de NOFX y Bad Religion acababan con las sonrisas de haber pasado un buen rato.

onza

Apenas sin tiempo para recuperar aire, Pepo y los suyos enchufaban la intro para presentarnos su proyecto. Mejor sonido, sobre todo para la voz, lo cual hizo que al primer tema la sala entera estuviera rendida al carisma del frontman. El calor y la conexión se mantuvieron durante todo el concierto a pesar de varios parones para bromas de Faisán, el bajo de la banda.

La incógnita de cómo iban a llenar un setlist con sólo un EP quedaba resuelta cuando ellos mismos nos anunciaban lo que iban a tocar. Presentarían sus temas, dos nuevos, dos versiones y a casa, que era lo que había y que ya sabíamos a lo que habíamos ido. Si alguien fue esperando algún tema de Desakato, se quedó con las ganas. La propuesta de Onza es mucho más cruda y cañera y, teniendo en cuenta la calidad y aceptación, no fue para nada necesario recurrir a aquéllos.

Concierto corto, con demasiada intensidad, concentrada en tan poco tiempo que dejaba con ganas de bastante más. Conscientes de ello, prometieron volver con disco completo y actuación más extensa.

Las caras de satisfacción dejaban claro la buena noche de tralla y caña disfrutada. Y, como de eso se trataba, a recoger, a celebrar y a seguir haciendo leyenda.

Virginia del Real
Inconformista; si lo pienso, lo digo. Emocional; si lo siento, lo disfruto. ¿Música? ¡Siempre!
Virginia del Real on FacebookVirginia del Real on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.